domingo, 8 de abril de 2018

Plataforma, de Michel Houellebecq




Plataforma
 Michel Houellebecq

Editorial Anagrama, 2002.



Una novela sobre la búsqueda de la felicidad en una sociedad capitalista que decapita lo emocional en favor de un hedonismo individualista. Escrita con el habitual lenguaje directo del autor, propone una historia de amor basada en el olor de los fracasos precedentes y la libertad de decisión dentro del abismo de las últimas oportunidades. Su narrativa, en la que compagina descripciones sexuales explícitas y hermosos subterfugios emocionales, mantiene el pulso lector y ofrece más interrogantes que respuestas. Houellebecq hace gala de una prosa en ocasiones fría, descarnada y también tierna, como el ideario erótico que nubla su mente y se atreve a afrontar la cuestión de la prostitución en los países asiáticos desde su gris atalaya del desencanto, sin atisbo de prejuicios sociales. Muy recomendable.

miércoles, 4 de abril de 2018

Reseña de Manual de pérdidas en el blog literario Danza de Letras


Retrata magníficamente el lento deterioro del alzheimer, la pérdida de la humanidad misma del enfermo y con él, la de sus allegados más cercanos. El periplo familiar y vital, desde la actualidad hasta el principio de la vida en un pueblo que fuerzas naturales incontrolables y ominosas han obligado a abandonar, es una metáfora perfecta construida y apuntalada por otras metáforas menores.



Reseña completa

martes, 27 de febrero de 2018

Paradoja del interventor, de Gonzalo Hidalgo Bayal.





Paradoja del interventor
Gonzalo Hidalgo Bayal. 
Del Oeste ediciones. 2004.


Extraordinaria y rompedora novela del escritor extremeño Higalgo Bayal. Con un rico e inusitado lenguaje nos sumerge en un atisbo de laberinto emocional y existencial donde el protagonista, de cuyo nombre no quiere acordarse, deambula insomne por las calles de una ciudad que le recibe pero que no le acoge. El individuo, tras perder un tren de indescifrable destino, permanecerá en la estación, esperando la llegada de la próxima máquina, resistiendo pero sin luchar, soportando la intransigencia del frío y el frío de los humanos.
En un castellano que a veces se empapa de barroco, Hidalgo nos muestra un personaje kafkiano, sumido bajo una superestructura social que no comprende pero que acepta.
Todo lo jerarquizado y colectivo que va apareciendo en la novela (el Hospital , la policía , el Ayuntamiento, La Iglesia, la jauría humana que conforman los jóvenes...) le ningunea y le agrede. Sólo el devaneo con algunos personajes (individualmente tratados) le confiere un pasmo de ternura.
El protagonista personifica al hombre de hoy. Un ser desorientado tras perder el tren de los valores que ya han quedado caducos (la familia, la tradición, el trabajo, la religión...). En su extravío emocional no encontrará refugio en la ciudad (sociedad) que le interpela y continuará caminando en un quimérico descenso a los infiernos, para buscar respuestas. Creerá lo que le dicen: Que aquel tipo de allí es el interventor (el diosecillo que debería ayudarle y guiarle), que quizás pase otro tren....Nada será cierto y la esperanza del individuo se irá diluyendo sin remisión.
La simbología es clave en el relato. Tanto como las connotaciones religiosas y bíblicas: El Cristo, el Vía crucis, la prostituta que preconiza la muerte, el fuego, los números, la frágil botella a modo de cáliz que nunca se romperá, el abrigo sin dueño que acabará crucificado sobre un hierro y ese último camino de Emaús que toma el protagonista, una vez resucitado del incendio, para perderse quizás en el inicio.
Los influjos de Kafka (la incomprensión/aceptación de lo que le rodea), de Borges (el tiempo y el abstracto laberinto por el que uno itinera), de Martín Santos (la bajada a los infiernos del lumpen), incluso de Beckett (que inútilmente espera a un Godot que ya no existe), están presentes de modo difuso a lo largo de la novela.
Hidalgo dibuja un paisaje deshumanizado, en una gama de actualísimos grises, un entorno cuajado de personajes sin nombre (excepto el Cristo) en el que la sociedad, representada por la ciudad, se torna implacable para aquellos que sólo esperan. Es una novela sobre la inocencia y contra el paroxismo. Una novela que nos muestra los terribles resultados del conformismo y de la pasividad social.
Es esa misma incapacidad de dar una respuesta colectiva la que ya ha comenzado a herir la piel de nuestros hijos.

sábado, 24 de febrero de 2018

Un aplauso americano, de Rafael Indi







Un aplauso americano
Rafael Indi 

Ecléctico y, a la vez, intimista es el acento que Rafael Indi  otorga a sus versos, en este magnífico poemario (Un aplauso americano). Con un lirismo sincero, Rafael nos proporciona una idea nueva de la poesía, entremezclando lo introspectivo y lo social, lo propio y lo de todos. Es un pulso antiguo, una lucha hermosa en la que el poeta logra salir indemne (que no vencedor).
Hilvana la poesía visual con otros versos comprometidos, combativos pero sin caer en el panfletismo y va proponiendo poemas de desamor, alternados con una visión pesimista y atroz de este mundo fiero y capitalista que entre todos hemos construido y consagrado.
En un castellano rico y sugerente, el poeta renuncia a las exigencias del lector para ir cimentando un universo personal, a veces ininteligible, que le sirve para comprender los demonios que le rodean. Los giros lingüísticos y las evocaciones van empapando cada página y, al recitar, el lector hace suyo cada verso.
Sacromonte y El humo sobre Génova son quizás los poemas mejores, cuajados de metáforas e imágenes  brutales, que nos zarandean al leerlos.
Un poemario distinto, un libro generoso y pérfido, como debe ser.



sábado, 17 de febrero de 2018

DEL OTRO LADO, de ANA OLIVERA


DEL OTRO LADO
 Ana Olivera
EDITORA REGIONAL DE EXTREMADURA, 2010



Con esta opera prima, Ana Olivera nos invita a un viaje especial, un viaje de ida en el que se  yuxtaponen dos láminas perfectamente adheridas: el viaje físico, kilométrico y visual y el viaje intimista e introspectivo. Con un lenguaje límpido y libre de artificios la autora nos ofrece una mixtura de emociones, un transitar de sensaciones que se van incorporando sutilmente, mientras el paisaje recorre las páginas. Valiéndose de ese paisaje, al que logra humanizar tiznándolo con sus propios sentimientos, Ana Olivera va desgranando la ciudad que se esconde tras las paredes de Lisboa o bajo la arena de la playa y con el texto, se desnuda a veces, mostrándonos sus propias "cárceles del alma". 
Sin apenas describir, a base de retazos y leves metáforas, logra mostrar el clima eterno de cada lugar(del paisaje y de su paisanaje) y nos sentimos próximos a su personaje, que deambula acompañada pero sola, silente pero explícita. La obra termina sin acabar, en un final abierto como el mismo ciclo de la vida, como el propio deambular de las emociones que engendra la protagonista, y regalándonos la belleza que confiere su melancolía.
 Es una literatura sincera y honesta (tan escasa en estos tiempos) una escritura que no engaña en su compromiso con el oficio de escribir desde la piel. Armada con la exactitud geográfica de Cortázar, con el tierno simbolismo de Juan Ramón, la autora utiliza su viaje como pretexto con el fin de exorcizar sus temores, sus dudas y sus fantasmas íntimos. Y todo ello lo  logra dando curso a una narrativa emocional y reflexiva, cuyo acento nos hace recordar a otras grandes autoras en castellano: Marta Portal, Elena Quiroga, Laforet o Adelaida García Morales (El sur).


jueves, 15 de febrero de 2018




LA FELICIDAD DE LA POLILLA, de Francisco Corrales
La Esfera Cultural. 2014.





Novela ganadora del Premio Internacional de Novela corta La Esfera Cultural, 2014 es un relato intimista que bucea en la nostalgia de la piel perdida y de las imágenes que decoraron una infancia que se fue. Escrita en una prosa efectiva y sin alardes, logra embaucar al lector, que empatiza sin duda con el protagonista en su búsqueda de lo que ya no existe. Lo esencial y más destacable es precisamente esa narrativa fresca, escrita con honestidad, en un lenguaje medido y a la vez directo, y da por ello la sensación de que estamos ante una opera prima, en cierto punto iniciática, como si se tratase de su novela primera que el autor guardara en un cajón, junto a las emociones de la edad infantil. 
Los recuerdos se van esbozando con esa pátina amarga que da el sabor de lo perdido y de lo no recuperable y crea por ello un universo personal y reconocible pero con el que se puede identificar cualquiera que cuente con una infancia cercada de caminos y arroyos. Las referencias literarias son atinadas y en alguna de ellas veo fielmente reflejado al Joyce maravilloso de Los muertos o al bienamado Kafka.
En algunos capítulos emerge una sonrisa cómplice que contrasta perfectamente con la sensación de Paraíso perdido en el que todos nos hallamos inmersos. La conexión autor-lector es factible porque la muerte de la infancia es una metamorfosis a la que nos vemos avocados todos, sin conmiseración, y los perfiles de cada actor están bien definidos, a excepción quizás de la esposa.
Muy recomendable lectura.

martes, 13 de febrero de 2018









¿Para qué sirven las aves?
Antonio Sandoval

Editorial Tundra. 2012.


Un original acercamiento al mundo de las aves y un precioso rezo a la madre naturaleza . Antonio Sandoval logra con esta obra una contemplación sentida y crítica hacia el milagro cotidiano que supone la observación de aves, ese ejercicio hermoso e íntimo que disfruto cada vez que puedo. El libro se centra fundamentalmente en las aves migratorias, sobre todo las de fondo marino, descubiertas en su Galicia natal y el autor regala una lectura amena y palpitante, donde se aprenderá mucho más que ornitología.
Incluye, por cierto, una mirada crítica (brutal) a la terrible tragedia del Prestige que marcó la vida de tantas personas y de tantísimas especies animales y vegetales. Una catástrofe de consecuencias imposibles de cuantificar pero que está determinando la vida de las aves y, por supuesto la de todo el entorno natural, incluyendo a los seres humanos.
La posibilidad de gozar con la visión de estas maravillosas criaturas está al alcance de cualquiera y este libro constituye un empujón definitivo a aquellas personas que deseen disfrutar del palpitar de la Naturaleza a pocos metros de su casa.
Imprescindible.